Y quién iba a pensar que querían una foto de su divorcio

De seguro nuestras madres nunca pensaron ni siquiera en divorcio, y mucho menos en capturar el momento a través de una fotografía.

Y es que, como todos sabemos, el rubro de las fotografías de bodas se fue saturando con el paso del tiempo, abriendo paso a una tenaz competencia en la que se ha prometido inmortalizar el amor.

Pero esto no debe causarnos preocupación si tomamos en consideración los nichos que se han desarrollado en el mercado fotográfico y uno de estos es el de la fotografía de divorcios. ¿De seguro ni te lo sospechabas cierto?. Capturar las rupturas amorosas también ha venido demandando una rigurosa técnica.

Tom Byrd, quien señala ser fotógrafo profesional de divorcios, señala que “Para mucha gente, el día en que finaliza su divorcio es el nuevo día más feliz de su vida”. Esto lo acota en un clip creado por Comedy Central “Mini-Mock”.

“Anímo a las personas a ser vulnerables”, aúpa en  una de sus sesiones, donde no pocos abogados participaron en lugar de los familiares. Byrd comenta que en oportunidades lleva a la pareja hasta la ubicación de su primera gran pelea con el objetivo de reavivar “esa energía”. ¡Excelente consejo Byrd!.

Y es que durante el siglo XXI, la ruptura de pareja ha evolucionado debido al facebook, pero también de la mano de Gwyneth Paltrow, si, la actriz. Una joven se encuentra observando a un elegante y atractivo hombre rodeado de reporteros y fotógrafos, todos en la escalinata del edificio de la corte. 

La chica decide acercarse para preguntar por dicho revuelo. «Porque estoy acusado de matar a mi esposa», señala. De inmediato ella pestañea, muestra su mejor sonrisa para preguntarle ilusionada: «¿O sea, que eres soltero…?».

Este relato que podría resultarnos macabro, tiene su origen en un caso de la vida real ocurrido hace alrededor de tres décadas en Nueva York, momento en el que el eminente cirujano Robert Bierenbaum fue encontrado culpable del asesinato de su esposa debido a que ella le solicito el divorcio. 

Esta es una situación que nos demuestra dos cosas: inicialmente, el afán de numerosas mujeres de esa época por casarse, aunque su galán se tratara del mismísimo Gengis Kahn. 

Y segundo, que indudablemente siendo el divorcio un evento lamentable para quienes se casan con la intención de continuar unidos «hasta que la muerte los separe», la realidad es que el divorcio ha sufrido una gran transformación desde el siglo pasado.

En nuestros días el divorcio se ha vuelto tan común, que las personas tienden a verlo como una buena excusa para irse de fiesta y tomarse fotos obviamente.

Pero esto solo se trata del comienzo ya que incluía se trata de una tendencia entre las que se han vuelto más populares van desde el divorce party, hasta el conscious uncoupling (desacoplamiento consciente), que Gwyneth Paltrow y Chris Martin se encargaron de hacer viral a través de todos los titulares del mundo.