Fotografía de objetos comunes

Sin darnos cuenta la fotografía pasó a ser algo habitual, que ya solemos hacer de manera casi inconsciente y que para muchos se trata de un hobby aunque también solemos hacerlo sin un orden específico, solo buscando capturar momentos como una hoja en el suelo, una ventana a la distancia, algunos zapatos al descuido, o quizás un primer plano bastante cercado de una joya como lo hacen grande joyerías como la de Rosa Tous.

Todo ello puede llevarnos a pensar que ya no somos novatos, cosa que en realidad no es cierto. Aunque ese gran entusiasmo no deja de ser un excelente aliado para cualquier fotógrafo. Sin que perdemos el entusiasmo, aquí te dejamos algunos consejos:

Jugar con la profundidad de campo: es decir, jugar con la apertura del objetivo. En la medida en la que más se abra el diafragma (f/1:4, f/2:8, etc.), es menor la profundidad de campo o zona enfocada en tu imagen. Lo recomendable es tener un dominio de la apertura ya que nos permitirá capturar imágenes muy interesantes, sobretodo si intentas aislar un objeto del fondo o también, resaltar alguna parte del mismo.

Fotografía de alta velocidad: sabemos que se ha puesto de moda esas fascinantes imágenes en donde se capta una gota captada en el preciso instante antes de que caiga sobre alguna superficie líquida. Para lograrlo solo se necesita un poco de paciencia, algo líquido y un poco de imaginación.

Perspectiva forzada con objetos cotidianos: se trata de un tipo de perspectiva que se emplea con el fin de “engañar” al ojo, para hacerle ver que dos objetos que se encuentran en distintos planos, parecen encontrarse en el mismo, y así crear imágenes “imposibles”.

Objetos en clave alta: si un elevado contraste es el que te llama la atención, contra un fondo de un blanco que se vea impecable, entonces usa un fondo blanco, con mucha luz, un trípode y hacer capturas en donde logres transmitir felicidad, positivismo y paz.

Objetos en clave baja: ¿el misterio es el caracteriza tus imágenes pero quieres más? entonces te recomendamos probar hacer una fotografía en clave baja. Para ello se requiere de un fondo negro o que sea bastante oscuro, con poca luz y dirigirnos de manera puntual hacia el objeto, haciendo algunas pruebas o ajustes de acuerdo a la situación.

El humo: fotografiar con humo en el entorno es posible, para alcanzar resultados magníficos. Para este efecto necesitas solo un fondo negro opaco, algo que pueda hacer humo, un trípode y un flash externo.

Macro: teniendo en casa la posibilidad de practicar las veces que nos apetezca, podemos dominar todas las variables de la fotografía, equivocandonos, repitiendo, practicando y resolviendo situaciones. Además , si queremos ir al exterior, entonces lo recomendable es iniciarnos en la fotografía macro mucho antes de lanzarnos al exterior.

Composiciones minimalistas: usar objetos cotidianos es una buena manera de aprender sobre composición, ya que, inicialmente los tenemos a mano y no se mueven. Debemos practicar con las reglas que implica la composición básica como por ejemplo la regla de los tercios, la proporción áurea, el espacio negativo, las líneas, la ley del horizonte, tan solo por mencionar algunas.