El trabajo de los fotógrafos españoles también se ha visto afectado por la pandemia del coronavirus

Sin tener idea de ello, todas las personas hemos estado padeciendo las consecuencias de este virus mortal desde que entró a nuestras vidas sin previo aviso. Y de ello no se ha es añado la industria de la fotografía, sobre todo aquellos fotógrafos que son trabajadores freelance en esta profesión que difícilmente les permite desempeñarse en el teletrabajo. Seguidamente, se hace mención de las opiniones de algunos de ellos que han sido afectados por esta difícil situación que estamos viviendo.

Quienes fueron entrevistados corroboran lo que el público en general ha venido sobrellevando: Parón y cancelaciones de todo tipo de proyectos y en todos los ámbitos. El primero de la lista es Cuco Cuervo, quien es fotógrafo especializado en editorial, retrato y moda. Este profesional también fue entrevistado hace unos años por su proyecto ‘Xtumirada’ de Cuco Cuervo. 

En la actualidad señala: “En estos momentos he parado todo lo que teníamos proyectado en las próximas semanas —nos cuenta— Estoy en casa como recomiendan todas las autoridades y claro, eso implica cerrar el estudio hasta que esto pase. Tenía muchos proyectos confirmados que, tanto por mi parte como por la de los clientes, hemos pensado que lo mejor es retrasar las sesiones hasta que todo vuelva a la normalidad…”

En la misma dirección surge el sentir de Estela de Castro, ella es fotógrafa especializada en retratos quien hace poco tiempo fue noticia debido a que fue seleccionada para actualizar los retratos oficiales de la Casa Real. La profesional señala que «todo se ha paralizado, todos los trabajos, talleres, exposiciones o nuevos proyectos han desaparecido de momento.»

Éste es más o menos el clamor  de Pablo Gil, este profesional se especializa en publicidad y gastronomía, él ha tenido la posibilidad de observar como «prácticamente se han cancelado todos los trabajos. Los presenciales obviamente todos están cancelados pero los que podía seguir realizando desde casa muchos se han parado y solo mantengo dos proyectos abiertos que avanzan a cuentagotas.»

Gil, incluso ha tenido que dejar a un lado la inauguración de un nuevo estudio, 45 zancadas, el mismo se había previsto para el primer trimestre del año. «Y lo hemos pospuesto sin fecha hasta que la situación se resuelva y sea seguro poder celebrar un evento así.»

El fotoperiodismo detenido y sin expectativas de avance 

Otro de los sectores que se ha visto especialmente afectado debido a la crisis del coronavirus ha sido el fotoperiodismo, y en su caso, doblemente afectados a causa de la precariedad misma de la profesión y también por el hecho de tener que llevar a cabo su trabajo (de tenerlo) en “primera línea del frente”, lo que supone evidentemente un riesgo de contagio tan solo por el hecho de tener que desplazarse en medio de un escenario donde se le indica a las personas que no salga de casa.

En tal sentido, se han hecho presente distintas iniciativas como por ejemplo, la de la Asociación Profesional de Fotoperiodistas Asturianos, a través de un comunicado donde solicitan “defender el derecho de ejercicio profesional del fotoperiodismo en condiciones dignas. 

Para que eso sea así —reza el comunicado— necesitamos unas garantías de seguridad por parte de los medios para los que trabajamos que sean, además, respaldadas por las administraciones públicas”. Estás medidas que solicitan son tres básicamente: máscara, gel y guantes. Esta posiblemente se trate de una idea muy loable pero que, por los momentos, nos lleva a pensar que no deja de ser tan solo una utopía. 

De modo que, por el momento, lo que están haciendo los fotógrafos de prensa es básicamente, protegerse por su cuenta. De esta forma lo afirma Juan Teixeira, quien es fotoperiodista de origen gallego que desde hace un tiempo se encontraba inmerso en su proyecto sobre el Kurdistán turco.